Aci Prensa - 17 Jan 04
Los programas del denominado "sexo seguro" producen un importante incremento de las enfermedades de transmisión sexual.

Provida-Press

En una reunión científica sobre salud pública celebrado el mes de diciembre del 2003, en Washington, expertos en enfermedades infecciosas, han puesto de manifiesto la existencia en Estados Unidos de una verdadera epidemia de enfermedades de transmisión sexual entre los adolescentes, afirmando que el programa denominado "sexo seguro" es una de las principales causas de esta epidemia.

En dicha reunión científica, el Dr. David Hager, presentó datos que indican que en EEUU cada año se producen 4 millones de nuevas infecciones por clamidia; 1,2 millones de inflamaciones pélvicas; 2 millones de afectados por gonorrea; 1 millón de herpes genital y 5,5 millones de papiloma vírico. De todos estos afectados, 3,8 millones son adolescentes. Un dato presentado en dicha reunión verdaderamente alarmante, es que el 45 % de los adolescentes norteamericanos y adultos jóvenes, están infectados, al menos, por una infección de transmisión sexual.

Muchas de estas enfermedades tienen difícil tratamiento y provocan a largo plazo problemas de esterilidad e incluso cáncer. En este sentido está comprobado que, alrededor del 90 % de todos los casos de cáncer de cuello de útero se asocian a enfermedades de transmisión sexual. Este tipo de cáncer produce unas 4.000 muertes de mujeres al año en EEUU.

A partir de las campañas que indican que el uso del preservativo es el mejor medio para reducir la transmisión del VIH y de las enfermedades de transmisión sexual, los datos estadísticos se encargan de comprobar lo contrario, al detectar que, aunque el "uso del preservativo ha aumentado significativamente entre los adolescentes, también lo han hecho las enfermedades de transmisión sexual". Según el doctor Hager, el único camino para prevenir la transmisión de estas enfermedades entre los adolescentes es "retrasar la actividad sexual hasta que los jóvenes puedan establecer una relación de pareja estable".

Similares datos estadísticos a los presentados por el Dr. Hager, han sido publicados recientemente por el Centro para la Prevención y Tratamiento de las Enfermedades Infecciosas de Atlanta, la Sociedad Australiana del Cáncer y los Institutos de Salud de EEUU, todos los cuales han constatado la existencia de una correlación en el incremento del uso del preservativo y el de las enfermedades de transmisión sexual (Culture and Life Foundation; This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.).