D Mxico

De uma forma mais ou menos simétrica à verificada na eleição de Trump, em que o movimento pró-vida e pró-família - encabeçado por Mike Pence, atual vice-presidente - ajudou o candidato da "direita" Republicana a ser eleito e tem sido recompensado com decisões políticas cada vez mais anti-abortistas, no México, o partido evangélico anti-aborto e anti casamento gay “Encontro Social” aliou-se antes à esquerda anti-sistema e apostou, de forma inesperada, neste "cavalo de corrida" para atingir os seus objetivos de representação parlamentar e legislativos posteriores. Como diz também o El País, viram este elefante imparável chegar à cidade e decidiram montar nele e avançar. Entrevista com o líder "conservador" Eric Flores.

https://elpais.com/internacional/2018/05/24/mexico/1527189289_881619.html

Hugo Eric Flores | Presidente del Partido Encuentro Social

“El matrimonio homosexual en México es una moda”

El partido evangélico, aliado de López Obrador, es uno de los fenómenos políticos de las próximas elecciones. Su presidente defiende sin complejos una clara agenda conservadora en defensa de la família.

Por: Jacobo Garcia

México

Hijo de padre alcohólico, formado en la UNAM y en Harvard, el expastor evangélico Hugo Eric Flores (Ciudad de México, 1969) confiesa que la religión salvó a su familia siendo un niño. Años después fundó un partido que se alió primero con Felipe Calderón -todavía como Iglesia Pentecostal- y luego al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador, que lidera las encuestas.

Al frente del Partido Encuentro Social (PES) prepara su asalto al poder en las elecciones del 1 de julio, donde espera lograr en un tiempo récord el doble de votos que en los últimos comicios; más de dos millones de votos, 50 diputados, cinco senadores, un gobernador y 100 alcaldías, para convertirse en el cuarto partido político más grande del país.

Con este capital quiere impulsar una agenda con una importante carga social y medidas en defensa de la familia. Sin embargo, no es el programa sino en las retrógradas iniciativas impulsadas en el congreso en los últimos años, lo que desconcierta a la izquierda.